viernes, agosto 25, 2006

la caverna...

y ahi estaba, volvió, si volvió, se estacionó, su arrogancia era la misma, le escupí la cara mil veces en mi vida, diez mil menos que las que ella me lo hizo a mi, y ahi estaba, de frente, impávida, con su impertinencia, con ese modo de mirar, de hablar, de decirme lo mucho que me odia, con la intensidad con la que me dijo mil veces que me amaba, y ahi estaba, sublime, inerte para sentir mis ojos llenos de recuerdos, deseos reprimidos, ansiedades sin llenar, y no se movió, ya no me miró mas, no me habló, no se dirigió a mi, pero muy en el interior se que en algún momento de su vida me quizo decir que aun me amaba, pero ya es tarde, bajo tierra no se puede besar, no se puede entregar el cuerpo, y lo peor es que no siento su alma, la perdí...

3 topadas:

At 8:41 p. m., Blogger Ana said...

Bajo la tierra sólo se besa el suelo que probablemente no caminó ella... ya que no fue a despedirte.

 
At 6:25 p. m., Blogger Solentiname said...

Pero se puede amar un recuerdo. Creeme que sí.

 
At 8:12 a. m., Blogger djtopo said...

se pueden amar muchas cosas de muchas maneras, y se puede amar aun cuando no llegara...

 

Publicar un comentario

conexionescavernosas:

Crear un vínculo

<< Home